Trabajos de restauración de la caja del órgano de la Catedral de tarragona

El órgano renacentista de la Catedral de Tarragona construido entre 1559 al 1567 es un gigante en muchos aspectos:
Su altura es monumental: es de 20 metros, aunque comienza a desarrollarse encima de la sillería por lo que en realidad el frontón del ático se encuentra a 24 metros del suelo de la Catedral. Su anchura es de 10 metros. Tiene más de cinco tipos de madera (cuando lo acabemos de limpiar y analizar sabremos de cuántas especies de árbol estamos hablando).
Lo realizó un amplio equipo de personas, unas conocidas y otras anónimas: Lo diseñaron Salvador Estrada (el organista) y Jaume Amigó (arquitecto y párroco), que además construyeron una habitación encima de la bóveda de la nave lateral de la Catedral para los fuelles. El carpintero Magín Torrents: lo construyó como una estructura forrada de paneles decorativos tallados por los tallistas-escultores. Las uniones las realizó con clavos, sin hacer ni una sola caja ni espiga. Lo tallaron y esculpieron Petris Ostris y Jerónimo Xanxo. El segundo era un muy buen escultor, que hizo además de éste trabajo, el retablo de la piedad de la Capilla del mismo nombre de la Seo d’Urgell, una adormición de la Virgen que se encuentra en el Museo Diocesano de Urgell, y una puerta monumental de la Seo Vella de Lléida. Las pinturas que cubrían los tubos las realizaron Pedro Serafí y Pedro Pau, de Barcelona. Unos lienzos grandísimos para la zona central, y otras menores para el ático y la “cadireta” (el lugar en el que se coloca el teclado). El mecanismo de apertura de las pinturas lo hizo el relojero Lluis Grimiells. Y el herrero que surtió de herrajes a la obra (clavos, pletinas ¡y tornillos fabulosos en 1560!)que aunque era un muy buen profesional no sabemos su nombre. Además de la cantidad ingente de personas que participaron en su construcción (sin contar los organeros, los contratistas, supervisores, proveedores…) en la decoración puede haber cientos de rostros de ángeles, querubines y personajes fantásticos (faunos, personajes fitomórficos, sirenas…). En el entablamento central reza la frase del salmo 150 Omnis spiritus laudet Dominum, “Que todos los espíritus (las almas) alaben al Señor” Ahora nos sumamos otros personajes a la historia de este órgano monumental: el equipo de restauración.

Comments are closed.